Video: ¿Cuál es mas real? Project Cars vs Gran Turismo Sport Beta

Nissan Silvia en modo "drift"

Anteriormente hemos analizado desde un punto de vista crítico a nuestros dos rivales en videojuegos de la conducción. De momento ha sido un primer contacto y palabras desde nuestra humilde experiencia, puesto que uno de los rivales aún no está terminado.

A veces no hay nada como ver las cosas por nosotros mismos

BMW Z4 de competición

BMW Z4 de competición

Vamos a mostraros y a analizar con vosotros dos fragmentos de los juegos diferentes: dos circuitos con el mismo vehículo, uno desde la cámara exterior de juego y otro desde la cámara interna, desde la vista del piloto. Si alguna cosa no quedó clara en el análisis anterior, aquí vamos a terminar de perfilar lo que queríamos decir.

Empezaremos por la vista exterior:

El famoso circuito de Willow Springs el cual se encuentra en los EEUU luce increíble en Gran Turismo Sport, de eso no cabe la menor duda. De momento en la demo no se puede ajustar ni la hora ni el clima cuando estamos en un circuito. Pero ha sido buena decisión por parte del equipo del juego poner una cierta hora de la tarde para que los tonos sean más cálidos y tengamos incluso una recta con el sol de cara, demostrando que pueden con situaciones de luz más complicadas.

Aparentemente, cuando llevamos el coche bajo control y dentro de un ritmo que los desarrolladores han previsto, la sensación sigue mejorando: el bmw del video petardea al reducir la marcha, oímos los neumáticos (el sonido nos resulta familiar), y nos invita a terminar la curva para volver a poner el motor a funcionar. Vamos, que nos invita a seguir conduciendo jugando. Por lo tanto, se podría decir ya que el juego merece la pena, ¿no? Un juego de conducción es eso, y si en una primera prueba ya lo consigue, éxito.

Por suerte para nosotros, y sobre todo para vosotros, no es oro todo lo que reluce. El sonido de los neumáticos es una seña de arcade que nos recuerda que no estamos delante de un simulador de conducción. Si sometemos al vehículo a movimientos bruscos, las físicas tienden más hacia los límites, y por tanto podemos ver lo que decíamos en el análisis anterior: el coche parece que se mueve de una manera irreal, a veces no agarra, a veces agarra mucho, se mueve lento y a veces muy brusco. En general, no es que no nos guste, sino que no parece real.

Estas sensaciones negativas son en parte mermadas si utilizamos la vista del conductor. Es cierto que el sonido gusta más desde el exterior, pero bueno:

La sensación de realismo ha mejorado de manera notable. De hecho, jugando así es de la forma que nos enganchó a seguir jugando a la beta, intentando descubrir qué nos hacía sentir y hasta dónde podíamos llegar. Como sensación final, la cosa no quedó en mal punto, pero digamos que no nos acabó de convencer, puesto que los puntos negativos al final los terminas por notar, y ya no se puede mejorar la situación.

Es posible que no hayas quedado del todo satisfecho con nuestras palabras, o confuso. Reconocemos que ésta tarea en concreto es complicada. Por eso ahora te mostramos LO MISMO, pero en Project Cars. Dale caña a tu juicio personal:

Lo primero que se nota casi sin pensar es el sonido. Si echas la vista atrás, no hemos dicho nada objetivo del sonido de Gran Turismo Sport. No decimos que sea malo, pero tampoco bueno. De hecho, nos da la sensación de que todos los coches suenan igual, tienen cierto sonido a aspiración, lo cual es confuso.

En Project Cars, el sonido se siente y se ve. Además, está mucho mas alto a nivel de volumen, y cada coche tiene sus peculiaridades: los coches de competición como éstos hacen muchos más ruidos mecánicos, como los pedales, el cambio, el escape, los frenos, los neumáticos (con un sonido de verdad), y en general, se oye mucho más real.

El comportamiento del coche visto en el video, a simple vista puede que parezca que no ha cambiado mucho. Pero lo que tenéis que hacer es jugar para notar la diferencia: jugar a Project Cars da miedo, impone respeto, sientes que es un juego complicado, y que realmente es difícil de hacer lo que quieres hacer, o que al menos parece fácil hacer con Gran Turismo Sport. Esa es otro aspecto que sin duda es como la conducción real.

La primera vez que jugué a Project Cars, lo único que me hacía sonreir era el sonido. A ello le acompañaba que jugué con un volante Logitech G27. Más tarde te empiezas a fijar en las físicas. Cuando estas cosas ya están asimiladas, ya te has acostumbrado a ellas, entonces te das cuenta de los gráficos, los cuales no están mal. De hecho, van un poco a la par de las físicas: son gráficos que remarcan el lado agresivo y real de la conducción. Por lo tanto, cuando jugamos a éste juego, lo único que importa es sentirte real conduciendo. De hecho, en Project Cars no hay música cuando conducimos, no se puede poner.

Por último, vamos con el último video, el cual es también igual que el segundo video que vimos de Gran Turismo Sport, en Nordschleife, Alemania:

Lo único que nos queda por decir (con sentido) es que jugar a Project Cars es contraproducente: directamente no querremos jugar mucho porque el control es muy complicado, y no invita a seguir jugando. Sólo con ayudas y con mucha práctica podremos empezar a disfrutar. Pero sin duda, es un juego pensado para jugar con volante, mientras que Gran Turismo Sport está pensado para jugar con mando. Son simplemente, diferentes puntos de vista. Elige el que más te guste, son lo mejor que hay en PS4.

Comenta

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: